Share this...
Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on Twitter

¡Hola, bebés de luz! ¿Cómo están? Espero que mejor que bien. Bueno, antes de empezar, quiero agradecer a todos esos pares de ojos -ojitos preciosos- que leen lo que escribo regularmente, y también darle la bienvenida a todas esas personas que llegan por primera vez, le prometo que no se aburrirán, ni se arrepentirán.  

 

Recuerdo que a finales de los 90 en mi casa bebíamos agua directamente de una llave, que tenía integrado un filtro, que supuestamente purificaba este líquido. Sin embargo, en una ocasión lavaron las tuberías y mi mamá nos dijo que dejáramos beber agua de ahí, por los químicos que habían usado. Fue entonces, cuando empezamos a beber Bonafont y nunca más volvimos a tomar de la llave, a pesar de ser totalmente seguro.

 

Me imagino que algo similar pasó en el país, ya que antes del temblor del 19 de septiembre de 1989, todos bebían agua de la llave o a través de algún bebedero escolar. No obstante, por la emergencia que ocurrió el agua embotellada se volvió un negocio millonario, que a estas alturas no sólo no es necesario, sino que contamina el medio ambiente, causando mucho daño.

Por eso hoy les voy a explicar cómo funciona un filtro de agua, para que dejemos de adquirir productos que sólo ocasionan daño. Un purificador de agua es un aparato que sirve para limpiar el agua que bebemos del grifo de todas las impurezas que pudiera contener. Es probable que el agua que bebemos sea potable, pero ello no quiere decir que esté totalmente limpia de sustancias o agentes potencialmente nocivos. De estas agentes es de lo que nos libran precisamente los purificadores de agua.

 

Estos aparatos permiten a cualquier persona beber agua sin riesgos para su salud. Es decir, aumentan la seguridad y disminuyen el riesgo de padecer enfermedades o infecciones por la ingesta de agua contaminada. Por ejemplo, eliminan por completo el riesgo de padecer enfermedades gastrointestinales a causa de agua en mal estado.

 

Otra ventaja de lo más importante es que a mediano plazo, la inversión de un filtro de agua es mucho más barata que seguir adquiriendo agua embotellada. Si estás interesado en adquirir uno, acude a Aquatiba, donde tienen las mejores opciones.

 

Si la nota te pareció interesante y te es de utilidad, regálame un dedito arriba y compártela en tus redes sociales. También, si tienen alguna duda, opinión, consejo o lo que sea, pasa a la caja de comentarios y escríbeme.

 

¡Hasta la próxima!

Facebook Comments