Share this...
Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on Twitter

¡Hola, bebés de luz! ¿Cómo están? Espero que mejor que bien. Bueno, antes de empezar, quiero agradecer a todos esos pares de ojos -ojitos preciosos- que leen lo que escribo regularmente, y también darle la bienvenida a todas esas personas que llegan por primera vez, le prometo que no se aburrirán, ni se arrepentirán.

 

Tener una plaga en casa es terrible; tienes que buscar servicios de fumigaciones residenciales, deshacerse de cosas y revisar cada rincón de tu hogar, una y otra vez. Sin embargo, a pesar, de que todas las plagas son malas, una de las peores es cuando las chinches invaden tu vivienda.

 

Las chinches son insectos pequeños, nocturnos y sin alas; que suelen ser muy difíciles de exterminar, sobre todo en tiempos de calores, aun con miles de latas de Raid. No obstante, son animales muy curiosos y aquí te presento sus principales peculiaridades.

 

  • La tonalidad de su piel varía entre el color cobre y un café-rojizo oscuro.
  • Miden cerca de 3/16 de pulgada de largo y son del tamaño de una semilla de manzana.
  • Se inflaman y se vuelven rojizas después de alimentarse de sangre.
  • Una sola hembra con huevos fecundados puede infectar un edificio entero, ya que puede poner 200 huevos. Debido a su facilidad reproductora, la plaga de chinches crece en progresión geométrica.
  • Las chinches pueden sobrevivir sin alimentarse más de un año, por lo que pueden estar sin comer casi el 80 por ciento de su vida.
  • Son resistentes a los insecticidas, debido a que practican la endogamia; es decir, se reproducen entre su propia casta, lo que causa baja diversidad genética.
  • Las chinches llegaron a América con los colonizadores españoles.
  • El primer libro sobre eliminación de chinches se escribió en 1730 por el inglés John Southall, que exterminaba chinches mediante un licor procedente de Jamaica.

 

Lo cierto es que las chinches, son una plaga muy complicada de eliminar, debido a que pueden pasar un año a comer y que son extremadamente resistentes a los insecticidas. Si en tu casa, estás sufriendo por su culpa, te recomiendo que, en vez de intentar con miles de remedios caseros, te pongas en contacto con los expertos en fumigación de Cofan.

 

Si la nota te pareció interesante y te es de utilidad, regálame un dedito arriba y compártela en tus redes sociales. También, si tienen alguna duda, opinión, consejo o lo que sea, pasa a la caja de comentarios y escríbeme.

 

¡Hasta la próxima!

 

Facebook Comments